Cómo estudiar mejor. Guía para mejorar tus hábitos

El estudio y las actividades académicas son una buena parte de lo que ha movido al mundo en estos últimos tiempos, y por medio de la cual la historia se ha regido siempre. Muchos de los personajes más importantes de la misma han sido eruditos y personas que han logrado la excelencia en uno o más campos de estudio.

Algunos se preguntan en su momento cómo fue que lograron llegar hasta ese punto. Bueno, lo cierto es que todos y cada uno de ellos en algún momento no fueron otra cosa que jóvenes, que seguramente tuvieron, al igual que tú, dificultades para concentrarse en sus estudios.

Entonces, ¿cómo puedo lograr una mejor capacidad a la hora de estudiar? Si quieres rendir mejor en tus exámenes, concentrarte más y mejorar esa manera dispersa que tienes de estudiar, entonces has llegado a lugar indicado.

Aquí aprenderás algunas técnicas que podrían ayudarte a conseguir esa concentración que deseas, y que no solo te servirán para mejorar tu rendimiento y conseguir más altas calificaciones, sino que también te acompañarán en tu vida cotidiana. Continúa en este artículo y descubre cómo estudiar mejor.

A la hora de estudiar, es importante definir tus hábitos

Antes de comenzar con una guía de estudios, es importante que te definas a ti mismo como un estudiante en algún punto de la escala académica. No me refiero con esto a qué tal están tus notas, si eres estudiante de excelencia o apenas rindes. No. Lo que intento decir es que necesitas definir cuáles son tus hábitos de estudio para ver qué es lo que necesitas cambiar en particular.

 

  • ¿Cuánto tiempo te tomas para estudiar al día?: Cuando te haces esta pregunta la respuesta puede ser: una hora, media hora, dos horas, o simplemente me siento a estudiar y encuentro una mosca en la pared que se ve muy bonita. Esto definirá tu hábito de tiempo, y te permitirá saber si necesitas mejorar en esta parte, o si te encuentras lo bastante bien.
  • ¿Qué tan ordenado eres en tus apuntes?: Como todos sabemos de antemano, todo estudiante que se precie debe tomar apuntes diariamente; hay muchos que tienen cuadernos o libretas en los que todo está en regla, subrayado, en orden casi militar, e incluso en algunos casos con colores y dibujos para mejorar la retención. Hay otros casos en los que no podría reinar un peor caos. Si tu libreta tiene apuntes de todas las materias, en los que has mezclado matemática con química y física, pues debes mejorar el hábito del desorden, a no ser que tu sueño sea convertirte en alquimista.
  • ¿Cómo es tu lugar de estudios?: Cuando hablamos del lugar de trabajo, debemos estar al tanto de cómo estamos en cuanto a este sitio. Las personas con una oficina tienden a mantenerla en orden para poder encontrar todo lo que necesiten en ella; en tu caso, como estudiante, tu lugar de estudio debe estar limpio, ordenado y sin distracciones. Si tu lugar de estudios es tu cama, con tu televisor encendido y tu celular a tu lado, entonces tendrás que mejorar este hábito también.

 

Cómo estudiar mejor: consejos útiles

Aquí encontrarás buenos consejos sobre cómo mejorar tu rendimiento académico. Si sigues esta pequeña guía es seguro que podrás mejorar tu forma de estudiar, tus calificaciones e inclusive tu concentración y forma de rendir más en la vida diaria, porque una persona con buenos hábitos de concentración y de estudio, no solo los lleva al colegio, sino también en toda su vida. Vamos allá.

Presta atención en clase

De seguro este consejo te parecerá algo del tipo “quién lo hubiera imaginado…”, pero te sorprendería saber la cantidad de personas que diariamente no prestan atención en clases, y luego están frente a un cuaderno vacío, con un examen que se les viene encima, y culpando al profesor de turno por no haberles enseñado nada. No seas este tipo de persona. Si quieres saber cómo estudiar mejor, debes ir mejorando también en la forma en que escuchas. Muchos de los datos que de tu profesor en clase podrían quedarse grabados en tu mente y salvarte la vida en alguna pregunta de tu examen.

Toma buenos apuntes

Esto ya se mencionaba con anterioridad. Si quieres comenzar a mejorar tus notas tendrás que mejorar también los apuntes que tomas. Comienza sencillo, simplemente anota todo lo que tu profesor diga en clases o ponga en la pizarra; ya más adelante podrás pensar en grande y anotar notas al pie, hacer dibujos y algunos otros métodos para mejorar la concentración. Mientras tanto, anotar todo y usar una buena letra podrían ayudarte de entrada.

Planifica

A muchas personas les cuesta iniciar con su trabajo de estudio por el simple hecho de que no tienen disciplina ni control. Disfrutan de simplemente vivir su vida como quieren, y hacer las cosas cuándo y cómo quieren. Este método está muy bien, si estás de vacaciones, pero cuando debes de estudiar, lo mejor es ponerte un horario y seguirlo al pie de la letra.

Al principio podrás poner una hora al día o algo así, para iniciar el estudio, pero no puede ser simplemente “a cualquier hora estudiaré una hora”, no. Debes de poner una hora específica todos los días para que forme parte de tu rutina: “todos los días a las 5:00pm estudiaré hasta las seis”. Elige un horario que te convenga, y síguelo al pie de la letra.

Ordena

Cuando vas a ponerte a estudiar, tu lugar de trabajo debe ser óptimo. Como ya mencionaba antes, no puedes estudiar en un lugar desordenado, con distracciones en todas partes y que te evite concentrar; por lo tanto, tu habitación como lugar de estudio está prohibida.

A menos que seas un monje recluido en un calabozo y no tengas nada en tu habitación. Busca una mesa o una habitación silenciosa y ordenada en la que puedan fluir tus ideas.

Distracciones aceptables

Este es un punto un poco complicado para muchas personas, y es que hay quienes consideran a la música una distracción, y quienes no consiguen concentrarse sin ella. En muchos casos podrías tomar la música como una distracción aceptable si esto te ayuda a concentrarte. Muchos escritores, estudiantes y profesionales aseguran no poder trabajar sin música; no obstante, debes estar claro en que esta no te está distrayendo. Si de pronto estás estudiando y luego te ves golpeando la mesa con tus lápices como un baterista, quizás deberías escuchar algo un poco más clásico; la música instrumental es muy buena para mejorar las capacidades de concentración. Usa música clásica y suave si es que necesitas de música para estudiar.

Algunos consejos psicológicos útiles

Te preguntarás a qué se refiere esta parte de consejos psicológicos. Bueno, no solo tendrás que trabajar en mejorar tu sistema de estudios para saber cómo rendir mejor en tus exámenes, sino que también tendrás que convertirlo en algo que te parezca bueno, interesante o divertido, o renunciarás a la rutina en poco tiempo por considerarla aburrida o como una atadura. Estos consejos, mezclados con los anteriores garantizarán un mejor resultado.

Lee más sobre la motivación a la hora de estudiar en este artículo.

Recompénsate a ti mismo

Si te pones a pensar en que tendrás que estudiar durante al menos 3 horas, lo más seguro es que al verlas en conjunto te asustes y ni siquiera empieces, o te cueste empezar y una vez que lo hagas sea muy de noche y te das cuenta que te vence el sueño. Esto es normal, pero una forma de lidiar con esto es recompensándote a ti mismo.

Por ejemplo, si tienes que estudiar 3 horas, pues luego de cada hora implementa un tiempo de descanso de 10 a 15 minutos para hacer lo que quieras como premio por haberte dedicado durante esa hora. Puedes tomar un café, tomar una merienda, escuchar un poco de música. Lo que no es recomendable es encender la televisión o usar el internet, porque perderás demasiado tiempo.

Puedes también, por una sesión de estudio satisfactoria, premiarte a ti mismo con una película, una cena más elaborada, una salida con tu pareja o algo que te haga sentir como que hiciste un buen trabajo y que te mereces ser recompensado.

Haz ejercicio o sal a desestresarte

No sé a cuántos les habrá pasado, pero lo cierto es que al tener exámenes cerca la gente suele estresarse mucho y gracias a ese estrés hay preguntas y respuestas que estudiaron que simplemente se le borran de la mente.

Pues hacer ejercicio, pasear, tocar música o cualquier cosa que te relaje el día antes del examen podría ayudarte a quitarle importancia y mantener la calma.

No te preocupes, que si has estudiado no olvidarás lo que has aprendido, solo necesitas hacer algo que te relaje para perder ese estrés por tu examen. Tampoco es que te vayas de juerga y llegues crudo a la prueba. Sé consciente con lo que puedes hacer para perder el estrés, y de seguro te jugará a favor.

Recompénsate de nuevo

¿Pero esto no estaba más arriba? Pues lo cierto es que sí, pero esta recompensa viene ya por un logro conseguido. Seguramente te ha ido bien en la prueba que debías rendir, porque ya sabías cómo estudiar mejor. Eso es grandioso.

Ahora puedes tomar una recompensa mayor para celebrar. Sal con tus amigos a un sitio divertido, ve a comer algo si es lo que te gusta, prémiate con un buen libro o cualquier cosa que te guste hacer; eso convertirá la situación en un logro, y relacionarás el estudio con las sensaciones positivas que te ofrecen las recompensas por un trabajo bien hecho.  

Ahora que has leído todo

El estudio no es algo que se pueda tomar a la ligera. Todos tarde o temprano tenemos que poner manos a la obra y rendir en nuestros estudios, nuestros exámenes y nuestros trabajos. Estos consejos te ayudarán a mejorar en tu vida diaria y te convertirán en una persona más organizada y dedicada.

No pierdas el tiempo y ponlos a prueba, y de seguro conseguirás eso que buscas. Más adelante podrás tomar otros hábitos más completos, y verás que tu poder de aprendizaje no tendrá límite. Solo recuerda mantenerte concentrado.

Comments are closed.